Reconstrucción nacional 1917-1940

 

Rebelión de Agua Prieta

 

El 23 de abril de 1920, los sonorenses, encabezados por Plutarco Elías Calles, dieron a conocer el Plan de Agua Prieta, que fue la señal para llevar el levantamiento general contra el gobierno de Carranza. A través de este documento, se desconoció al presidente de la República y a varios gobernadores.

Las adhesiones al movimiento aguaprietista empezaron a cundir por todo el país. El grupo militar más importante con el que pudo haber contado Carranza, el de Pablo González, se sublevó contra él a fines de abril de 1920.

El avance de la sublevación obligó a Carranza a abandonar la ciudad de México el 7 de mayo de 1920, para tratar de instalar su gobierno en Veracruz.

En pocos días, prácticamente todo el territorio del país estaba en manos de los rebeldes.

El triunfo de la rebelión de Agua Prieta significó el ascenso a la dirección del Estado del sector más lucido de la burguesía sonorense (el triunvirato De la Huerta-Obregón-Calles), representante a su vez, de las fuerzas más inteligentes del país. Este sector promovería una serie de reformas para consolidar el poder, someter a las masas y legitimar ante ellas su dominio.